Dragón Barbudo: Perfil de especies

Los dragones barbudos, son lagartos de tamaño moderado nativos de Australia. Existen en una variedad de colores, pero suelen ser de color marrón claro con una cola larga y gruesa y un cuello repleto de púas, parecido a una barba alrededor de su cuello, de ahí su nombre.

Si bien generalmente se consideran buenas mascotas, incluso para los propietarios de reptiles principiantes, tienen necesidades nutricionales y ambientales bastante complejas. Se necesita equipo especial y una buena cantidad de tiempo para cuidar a los dragones barbudos. Sin embargo, son generalmente sociales y fáciles de domesticar, y muestran una variedad de comportamientos fascinantes que los hacen interesantes de observar.

dragón barbudo

Descripción general de la especie

NOMBRES COMUNES: Dragón barbudo, dragón barbudo central, dragón barbudo interior

NOMBRE CIENTÍFICO: Pogona vitticeps

TAMAÑO ADULTO: 40 a 60 cm de largo

ESPERANZA DE VIDA: 6 a 10 años

Comportamiento y temperamento del dragón barbudo

Los dragones barbudos obtienen su nombre común de las espinas que rodean sus cuellos. Estas espinas generalmente se encuentran aplanadas sobre el cuerpo, pero si un dragón se siente amenazado, su garganta se expandirá y las espinas se levantarán. En cautiverio, sin embargo, los dragones barbudos son generalmente dóciles, por lo que los propietarios rara vez ven sus exhibiciones agresivas.

Estos animales son activos durante el día y por lo general aprenden a tolerar bien el manejo. Muchos incluso disfrutan posándose sobre los hombros de sus guardianes. Sin embargo, los dragones barbudos masculinos deben ser alojados por separado, ya que pueden ser territoriales.

Vivienda del dragón barbudo

Para un solo dragón barbudo adulto, un tanque de 250 a 350 litros es ideal. Los tanques más pequeños se pueden utilizar para los juveniles, pero se les quedarán pequeños rápidamente.

Los dragones barbudos son semi-arborícolas (habitantes de árboles) a veces les gusta posarse en el suelo y otras veces prefieren distanciarse de él subiéndose a algún sitio. Una selección de rocas robustas, medias troncos y ramas pueden darles algo para subir, especialmente en la parte del tanque utilizada como un área de toma de sol. También debe haber escondites, como troncos huecos, para que tu dragón barbudo se sienta cómodo.

LEER  Pitones de bola - Perfil de especies

Calor

Las temperaturas adecuadas en el tanque son extremadamente importantes. Al igual que con otros reptiles, se debe proporcionar un gradiente de temperatura para su dragón barbudo, así como un lugar para tomar el sol. El gradiente debe ir de 26 a 30 grados centígrados en el lado fresco, hasta una temperatura de toma de sol de alrededor de 35 a 40 grados. Las temperaturas nocturnas pueden bajar a aproximadamente 18-21 grados.

El calor se puede proporcionar a través de una luz incandescente, un calentador de cerámica o una bombilla de vapor de mercurio en una campana reflectora de cúpula. Es posible que debas experimentar con la potencia y la distancia para proporcionar temperaturas adecuadas.

Utilice termómetros en el tanque para controlar las temperaturas en el punto de toma de sol, así como en cualquiera de los extremos del gradiente térmico. Nunca confíe en las estimaciones. Si es necesario, se puede utilizar un calentador bajo el tanque para complementar el calor, especialmente por la noche si la temperatura ambiente es muy baja.

Luz

La exposición a la iluminación UV es extremadamente importante para los dragones barbudos en cautiverio. Las bombillas fluorescentes especiales que proporcionan luz UV se pueden encontrar en las tiendas de mascotas. Su dragón barbudo debe ser capaz de llegar a menos de 30 cm de estas luces para beneficiarse de los rayos UV emitidos, dependiendo del tipo de bombilla. Siga las recomendaciones del fabricante. Además, las luces deben ser dirigidas a través de una parte superior de la pantalla en lugar de vidrio, ya que el vidrio filtra algunos rayos UV.

Mantenga un ciclo día-noche consistente proporcionando aproximadamente 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad cada día. Controlar las luces a través de un temporizador puede ser útil.

La exposición a la luz solar también puede ser beneficiosa. Si quiere ofrecer a su dragón barbudo algo de tiempo al aire libre de vez en cuando, debe asegurarse de que algo de sombra y refugio estén disponibles para él, de esta forma contará con un gradiente térmico completo y él mismo podrá termorregularse moviendose de un sitio a otro según necesidad. Nunca coloque a su mascota afuera en un tanque de vidrio, ya que el sobrecalentamiento ocurrirá rápidamente a la luz del sol.

LEER  Serpiente verde: Perfil de especies

Humedad

Los dragones barbudos prefieren un nivel de humedad de alrededor del 35% al 40%. Esto imita su ambiente árido natural. Por lo general, este nivel sólo es difícil de mantener si vive en un área de alta humedad. Pero si necesitas aumentar la humedad, puedes vaporizar con agua el terrario. Supervise la humedad del terrario mediante un hidrómetro.

Sustrato

El sustrato es el material que colocas en el suelo del recinto de tu dragón barbudo. Ayuda a mantener la humedad en el medio ambiente, y puede dar al recinto un aspecto más natural.

Para los juveniles, se debe evitar el sustrato suelto, como la arena. Existe un riesgo demasiado grande de ingestión ya sea accidentalmente o por curiosidad, y esto puede conducir a obstrucción intestinal. En su lugar, se pueden usar servilletas de papel o alfombrillas para reptiles.

Para los adultos, se puede utilizar arena de juego lavada (no arena de sílice fina), aunque las servilletas de papel o la alfombrilla para reptiles también funcionan bien. No utilice virutas de madera, mazorca de maíz, cáscara de nuez u otros sustratos que puedan causar problemas si se ingieren. Si se utiliza arena, las heces se pueden sacar con una paleta de arena para gatos. La arena permite a los dragones barbudos cavar en ella, lo cual les gusta mucho.

mujer acariciando dragón barbudo

Alimentos y agua

En la naturaleza, los dragones barbudos son omnívoros, comiendo una mezcla de invertebrados y presas vertebradas, incluyendo insectos y animales más pequeños, así como material vegetal. En cautiverio, se les debe alimentar con una combinación de insectos y verduras.

Los dragones barbudos generalmente deben ser alimentados al menos una vez cada 24 horas, dependiendo de su edad. Los dragones barbudos bebé a menudo comen tres veces al día. Consulte a su veterinario para obtener la cantidad adecuada de alimentos, ya que esto depende en gran medida del tamaño de su animal.

Los grillos con los que se alimenta a un dragón barbudo no deben ser muy grandes, especialmente para los dragones barbudos bebé. Nunca alimentes con ningúna comida más grande que la distancia entre los ojos del dragón barbudo. Para los dragones barbudos adultos, puede ofrecer una gama más amplia de insectos, como gusanos de cera, gusanos de seda, gusanos de mantequilla, gusanos rojos, lombrices de tierra, gusanos de harina recién molidos y superparambiones. Las crías de ratón también se pueden ofrecer ocasionalmente a adultos.

LEER  Boa Constrictor: Perfil de Especies

Los insectos deben tener los intestinos cargados (estar cebados con alimentos nutritivos que pasan a su mascota) y ligeramente espolvorados con suplementos de calcio y vitamina D para prevenir la enfermedad ósea metabólica. Espolvorear con un multivitamínico completo no más de una vez a la semana.

Además de los insectos, los dragones barbudos deben alimentarse con una mezcla de verduras y frutas de hoja verde y otras verduras y frutas. Estos artículos se pueden picar y mezclar para hacer una ensalada, que se puede alimentar en un tazón poco profundo.

Proporcione agua a su dragón barbudo en un plato poco profundo. Si a tu dragón le gusta sumergirse en el agua, puedes ofrecer ocasionalmente un plato más grande para que se suba.

Problemas de salud y comportamiento más comunes

Una de las dolencias más graves que afectan a los dragones barbudos es la enfermedad ósea metabólica. Esto es el resultado de una relación de calcio-fósforo desequilibrado. Puede conducir a un ablandamiento de los huesos, haciéndolos propensos a fracturas.

Al igual que otros reptiles, los dragones barbudos también son susceptibles a las infecciones respiratorias. Los síntomas suelen incluir silbidos respirtorios o exceso de moco alrededor de las fosas nasales y la boca.

Además, los dragones barbudos son propensos a la afectación del sistema digestivo, a menudo debido a ciertos insectos en su dieta. Esto es especialmente cierto con los insectos crujientes, como los gusanos de harina. Así que es mejor alimentarlos en cantidades limitadas, especialmente a los dragones barbudos juveniles.

Elegir a tu dragón barbudo

Prácticamente todos los dragones barbudos disponibles son criados en cautividad, ya que Australia (su hábitat natural) tiene leyes estrictas contra la exportación de su vida silvestre. Esto es ideal porque los animales capturados en la naturaleza a menudo no prosperan en cautiverio. Los dragones barbudos se encuentran fácilmente en criadores de renombre, organizaciones de rescate o tiendas de mascotas exóticas. Los dragones jóvenes a menudo cuestan alrededor de 35-40 euros, mientras que los adultos pueden costar el doble.

Selecciona un dragón barbudo que esté activo con una piel de aspecto saludable. Algunas banderas rojas incluyen articulaciones hinchadas; secreción alrededor de los ojos, la nariz o la boca; piel decolorada; y excrementos líquidos.

Especies similares al dragón barbudo

Si te interesan las mascotas similares, echa un vistazo a:

  • Anolis verde
  • Camaleón velado
  • Gecko crestado

Deja un comentario